Algo sobre nosotras y vosotros


Alén de Ningures surgió como respuesta a un problema que las tres tuvimos durante los primeros años de vida de nuestros hijos: la dificultad para encontrar artículos y libros acordes a nuestros criterios e intenciones educativas.

Durante 10 años buscamos mucho, estudiamos mucho, aprendimos mucho, hicimos muchas cosas, tuvimos muchas ideas y encontramos muchas soluciones a problemas que surgían. Y cuando nuestros hijos comenzaron a dejarnos algo de tiempo disponible pensamos: ¿Por qué no hacer nosotras mismas esos productos que nos hubiera gustado encontrar cuando nuestros hijos eran pequeños? 

Y nos pusimos manos a la obra. Para empezar, necesitábamos formar un equipo de trabajo. Antonia tenía muchas ideas, Alejandrina tenía el estilo de ilustración perfecto para Alén de Ningures y Ana sabía bregar con las gestiones burocráticas y administrativos. Las tres congeniamos enseguida y formamos un equipo muy equilibrado. Somos como las tres patas de una banqueta, los tres puntos de apoyo mínimo para que haya equilibrio.

Coincidíamos también en otro aspecto: ninguna de las tres tenía un euro para invertir. Así que buscando, buscando, encontramos la opción del crowdfunding. Y funcionó. Las campañas de crowdfunding nos están permitiendo, por un lado, sacar adelante nuestras propuestas y, además, editar un número de ejemplares mayor que el que vendemos en las campañas. De esta manera, la venta de los ejemplares restantes se convierte en nuestra principal fuente de ingresos entre campaña y campaña.

Entre las tres decidimos desde el principio que el criterio principal para producir sería: “solo haremos cosas que nosotras mismas compraríamos”. Para que esto se cumpla, intentamos que nuestros productos reúnan, como mínimo, estos requisitos:

  • Que sea una buena idea
  • Que esté bien elaborado
  • Que sea bonito
  • Que aporte algo formativo (en cualquier ámbito: cultural, científico, estético, artístico, moral, social, etc.)
  • Que sea asequible para una economía de clase media
  • Que su proceso de fabricación respete los derechos y la dignidad del ser humano y que sea respetuoso con el medio ambiente.

Además de esto, buscamos que nuestros productos se distingan de otros tanto en formatos como en diseños y contenidos.

¿Y a quiénes nos dirigimos? A personas que:

  • Tienen criterio estético y sensibilidad artística
  • No se conforman con lo que ofrece el mainstream sino que lo someten a análisis y a juicio
  • Exigen para sus niños (sean hijos o alumnos) la misma calidad ( o más) que la que exigirían para sí mismos.
  • Disfrutan dedicando una parte de su tiempo disponible a jugar, leer, aprender con los niños
  • Mantienen activa, en cierta medida, su capacidad de asombro
  • Piensan que la infancia es un territorio digno del máximo cuidado y respeto.

Estamos seguras de que hay un montón de personas ahí fuera que se identifican con estas características. Creemos que no es una moda, sino un cambio de conciencia que sigue avanzando y que se afianzará. A esas personas nos dirigimos.

Muchas gracias.


Suscríbete a nuestra newsletter