LA NAVIDAD EN EUROPA 3: LA NAVIDAD EN LOS PAÍSES BÁLTICOS


Linksmu Kaledu ir laimingu Nauju metu.

Las costumbres navideñas de los Países Bálticos celebran al mismo tiempo el solsticio de invierno y el nacimiento de Jesús, por eso aparecen tradiciones y rituales de origen pagano junto a otros de profundas raíces cristianas. 

Los lituanos preparan con sumo cuidado la cena de Nochebuena. Para la ocasión se limpia a fondo la casa, se cambian las sábanas de las camas y se cubre la mesa con un mantel de lino blanco. Para recordar el nacimiento de Jesús en un pesebre se esparcen briznas de heno bajo el mantel.

En la cena de Nochebuena es tradición comer doce platos diferentes entre los que no pueden aparecer el alcohol ni la carne. La comida se acompaña con unas galletas típicas llamadas tortas de Dios (Dievo pyragai).

En la cena de Navidad en los Países Bálticos se sirven doce platos diferentes.

En Nochevieja se realiza un curioso ritual. Se esconden bajo tres platos una moneda, un anillo y una llave y se barajan los platos rápidamente. Cuando ya no se sabe dónde está cada objeto se escoge uno de los platos y se levanta. Si aparece la llave, el Año Nuevo traerá una casa; si se encuentra el anillo, habrá boda, y si es la moneda lo que queda al descubierto, será un buen año para el dinero y los negocios.

En Letonia se conserva la antigua costumbre pagana de hacer rodar un trozo de madera alrededor de la casa para espantar a los malos espíritus.

Una tradición navideña en Letonia es arrastrar un tronco alrededor de la casa para alejar a los malos espíritus.

En la noche de Nochebuena la comida tradicional es el kakis, que consiste en hocico de cerdo relleno de cebada. Este plato es tan característico que a la noche de Nochebuena se la conoce popularmente como noche del kakis.

En Estonia, como en los países Escandinavos, es costumbre pasarse por la sauna la tarde de Nochebuena, después de dejar todo listo para la fiesta de esa noche y justo antes de ir a la iglesia.

En Estonia, antes de cenar en Nochebuena, hay que pasar por la sauna.

Antiguamente, en las noches de Nochebuena y Navidad debía reinar el silencio más absoluto por lo que durante esas noches estaba prohibido trillar en los molinos, hilar en las ruecas, montar a caballo y todo aquello que hiciera ruido y pudiera asustar a los espíritus.

Silencio en Nochebuena en los Países Bálticos.

El festín de Nochebuena en Estonia se comparte con todos los habitantes de la casa, incluidos los animales y los espíritus de los antepasados. Existe la creencia de que durante esa noche sagrada, las almas de los muertos visitan los hogares. Por este motivo, no se recoge la mesa después de cenar, sino que se deja la comida servida toda la noche para los difuntos que vengan a visitarla.

Procedencia de las imágenes:
Doce platos: vilnews.com
Paisaje invernal: bnn-news.com
Madero: infotop.lv
Sauna: cntraveler.com

Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados