LA NAVIDAD EN EUROPA 4: LA NAVIDAD EN AUSTRIA


Fröhliche Weihnachten

En Austria, la temporada navideña comienza con el Adviento, cuatro semanas antes del 25 de Diciembre. Para acompañar la espera se pone en las casas la corona de Adviento con sus cuatro velas que se van encendiendo, una a una, cada domingo previo a la Navidad. Durante todo el mes de diciembre se pueden visitar los mercadillos austríacos, presididos por gigantescos abetos. Con sus puestos de madera, la nieve, la música y el olor a castañas asadas, estos mercadillos componen encantadoras estampas navideñas.

Mercadillo navideño de Viena. La estampa más tradicional de la Navidad.

El 4 de diciembre, día de Santa Bárbara, se corta una rama de cerezo y se pone en un jarrón dentro de casa. Si al llegar la Navidad la rama ha florecido, esto traerá suerte a la familia durante el año próximo.

El día de Santa Bárbara se cortan ramas de cerezo y se ponen en casa. Si florecen al llegar la primavera es un buen augurio.

El 5 de diciembre es el día del Krampus, un ser horripilante que llega un día antes que San Nicolás y persigue a los niños que se han portado mal para asustarlos y regalarles patatas y carbón. El Krampus tiene aspecto de demonio peludo con cuernos y una lengua muy larga, lleva un saco para meter dentro a los niños y arrastra una larga cadena que hace mucho ruido.

El Krampus es un ser terrorífico que asusta a los niños austríacos en Navidad.

En las zonas alpinas se organizan grandes desfiles de Krampus por las aldeas, con disfraces terroríficos que dan mucho miedo. Afortunadamente, al día siguiente San Nicolás pasa por las casas y obsequia a los niños con frutos secos, mandarinas y chocolate.

Austria es un país donde la música tiene una gran relevancia y donde todos, niños y mayores, cantan villancicos tradicionales. El villancico más popular en todo el mundo, “Stille Nacht” (“Noche de Paz”), es originario de Oberndorf, un pueblo cercano a Salzburgo. Allí se escuchó por primera vez este villancico en la Navidad del año 1818. Desde entonces, cada Nochebuena, miles de personas de todo el mundo se reúnen en ese pueblo, frente a la capilla que lleva el nombre de “Stille Nacht”, para cantar juntos el villancico en todos los idiomas.

Reunión internacional para cantar Stille Nacht en la capilla de Obendorf.

El dulce más típico de la Navidad austríaca son las galletitas llamadas «Weihnachtsbaeckerei».  Los niños ayudan a cortar la masa con formas diversas y a decorarlas. Quedan tan bonitas que se cuelgan como adorno en el árbol de Navidad.

Los niños y niñas ayudan a preparar las deliciosas galletas de Navidad austríacas.

Los regalos no los trae Santa Claus sino el Niño Jesús, un niño adorable de cabello rubio y rizado que baja del cielo con una banda de ángeles para premiar a los niños y mayores que se han portado bien.

El Niño Jesús es el encargado de traer los regalos a los niños austríacos en la noche de Nochebuena.

El 6 de enero algunas personas escriben con tiza un signo especial en la puerta de su casa como homenaje a los Tres Reyes Magos. El signo está formado por las tres iniciales de los Reyes Magos y las cifras del año que acaba de empezar. Este signo protege la casa durante el año que comienza, pero no debe borrarse sino que hay que dejar que se desvanezca poco a poco.

Procedencia de las imágenes:
Mercadillo Viena: aerobusbcn.com
Ramas de Santa Barbara: livingwithyourstuff.com
Krampus: aminoapps.com
Stille nacht chapel: pure-lebenslust.de
Galletas: wecarelife.general.at
Niño Jesús: ancient-origins.net

Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados