Tiempo de espera


 

La tradición del calendario de Adviento nos gusta mucho y fue el origen de nuestro primer proyecto como Alén de Ningures.

Ya sabéis que se trata de un calendario con 24 ventanitas o bolsillos en los que se esconden dulces o pequeños regalos. Las ventanitas se van abriendo, una cada día, desde el 1 al 24 de diciembre. De esta forma el calendario de Adviento acompaña a los niños durante el tiempo previo a la Navidad, esperada por ellos con tanta ilusión.

Hay un aspecto del calendario de Adviento que nos gusta especialmente y es que lo consideramos un recurso ideal para enseñar a nuestros hijos algo muy importante: la capacidad de esperar. En estos tiempos en que la inmediatez se impone en todos los ámbitos, es bueno que en algún momento los niños se encuentren con la necesidad de esperar. Por mucho que anhelen que llegue ya el día de la fiesta los niños deben aguardar pacientemente, día tras día, hasta que llegue el momento deseado. El calendario de Adviento nos ayuda a mostrarles que la espera tiene sentido y que puede ser incluso agradable y positiva.

Algunas personas nos preguntan si el Calendario de Adviento de Alén de Ningures es un artículo religioso. Tenemos que responder que sí lo es, de la misma manera que también es un artículo cultural, tradicional, familiar, de animación a la lectura, pedagógico y educativo.

Desde Alén de Ningures tomamos una postura abierta, abarcante y respetuosa con lo religioso. Para nosotras es un aspecto de la individualidad que cada ser humano adopta e interpreta libremente. La Navidad es, sin duda, una celebración religiosa y nosotras nos sentimos cómodas haciendo visible el origen y el sentido de esta festividad.

No significa que nos declaremos católicas o cristianas. Simplemente consideramos el nacimiento del Niño Jesús como un hecho cultural e histórico fundamental de nuestra civilización y no creemos necesario ocultar su connotación religiosa. De la misma manera que, si habláramos de la historia de Buda o de Mahoma, no suprimiríamos los detalles sobre la devoción y la veneración que despertaban en sus seguidores, no sentimos la necesidad de eliminar este aspecto cuando contamos la historia del nacimiento de Jesucristo. No compartimos esa idea de tolerancia que, para no ofender, prohíbe cualquier manifestación religiosa. Creemos que la verdadera tolerancia consiste en permitir todas las manifestaciones. Y eso incluye, por supuesto, a la cristiana.

Así que hace dos años decidimos reinterpretar esta tradición del calendario de Adviento y, basándonos en ella, proponer algo un poco diferente. Nos gustaba la idea de dar sentido a ese tiempo de espera, de hacer algo que fuera como recorrer un camino a lo largo del mes de diciembre para llegar, el día 24, a la ansiada Nochebuena.

También queríamos que las sorpresas que escondiera el calendario fueran un motivo de encuentro familiar cotidiano y que fueran bonitas, constructivas, edificantes,… Encontramos todas esas cualidades en la lectura, así que decidimos que las sorpresas serían cuentos para leer en familia. Y para que tuvieran sentido en un calendario de Adviento, decidimos que estuvieran relacionadas con la Navidad.

La colección Cuentos de Adviento, del escritor alemán Georg Dreissig, nos pareció perfecta para nuestro Calendario. Su título original es Das Licht in der Lanterne (La luz en el candil) y fue editado en España por ING Edicions (Barcelona) bajo el título Esperando la Navidad.

La colección contiene 24 pequeñas historias que nos van contando el viaje de María, José y el burrito hacia Belén, donde nacerá el Niño Jesús. Es invierno, hace mucho frío y María y José son pobres. El camino es duro y está plagado de dificultades. Sin embargo, cada día algún ser amigable consigue, con su ayuda,  que María y José puedan seguir adelante. Representantes de todos los reinos de la Naturaleza: piedras, agua, astros, plantas, animales y seres humanos quieren ayudar y participar en el gran acontecimiento que va a tener lugar, el nacimiento del Niño Jesús. 

Como el rango de edad al que están destinados estos cuentos llegaba solo hasta los siete u ocho años decidimos incluir otra colección para niños más mayores o, incluso, para adultos. Así ideamos la colección de la Navidad en Europa. En esta serie contamos cómo se celebra la Navidad en distintos países europeos y también el origen de algunas tradiciones navideñas muy difundidas, como la del árbol de Navidad. Esta colección está llena de curiosidades sorprendentes y muy divertidas que nos muestran una enorme diversidad en la manera de celebrar la Navidad.

Falta muy poco para que comience, un año más, la cuenta atrás hasta la Nochebuena. ¿Ya tenéis preparado vuestro calendario de Adviento?


Suscríbete a nuestra newsletter