UN CUENTO Y UN JUEGO: SAPO Y SEPO SON AMIGOS. Un botón perdido.


Queridos seguidores del blog: hace unos meses hicimos un descubrimiento que queremos compartir con todos vosotros. Se trata de un libro magnífico cuyo título da cuenta de su contenido:

How to USE CHILDREN’S LITERATURE TO TEACH MATHEMATICS.
(Cómo USAR LA LITERATURA INFANTIL PARA ENSEÑAR MATEMÁTICAS).

De la autora Rosamond Welchman-Tischler

 

Literatura infantil y enseñanza de las matemáticas. Didáctica interdisciplinar.

 

Para nosotras esta combinación de literatura y matemáticas es todo un leit-motiv. Hemos explorado y seguiremos explorando en los contenidos y las propuestas de este libro y os las iremos presentando, seleccionando y adaptando las actividades para que puedan ser realizadas fácilmente en casa por todos vosotros.

La actividad que proponemos hoy está destinada a niños y niñas en la etapa de educación infantil. Es muy sencilla de preparar y de realizar y se basa en un cuento que adoramos de un autor que también adoramos y admiramos:

 

Sapo y Sepo son amigos. Un libro de cuentos con el que podemos hacer matemáticas para los más pequeños.

 

Para realizar esta actividad solo necesitamos:

+ El libro SAPO Y SEPO SON AMIGOS, de Arnold Lobel. (Si no lo tenéis y no podéis conseguirlo, os facilitamos un enlace donde lo podéis oír).

+ Un surtido variado de botones.

 

Jugar con los cuentos. Un juego matemático para educación infantil. Clasificar y ordenar.

Los botones tienen que ser diferentes. Cuantos más botones diferentes tengamos, mejor podremos jugar. La idea es identificarlos de acuerdo a la descripción de sus características. Entre los rasgos que podemos enumerar están:

 

Tabla de características para clasificar botones. Actividades matemáticas para el jardín de infancia.

 

Como veis, cada botón se puede describir atendiendo a cada una de estas características.

Por ejemplo, este botón

 

Jugar con botones en el jardín de infancia. Describir color, tamaño, material.

 

es negro, tiene 2 agujeros, es de plástico y es de tamaño mediano.

1. Leer el cuento

Para empezar la actividad es preciso leer esta historia tan sencilla y tan graciosa, pues nos va a servir de contexto y de escenario para hacer nuestra actividad.

Si no tenéis el cuento y no podéis conseguirlo, aquí os dejamos un enlace a un vídeo en el que lo leen.

https://www.youtube.com/watch?v=lN7ei38Lq10

Resumen de la historia:

Sapo y Sepo van a dar un paseo. Sepo pierde un botón y él y sus amigos se ponen a buscarlo. Encuentran muchos botones y cada vez, uno de sus amigos pregunta a Sepo, “¿Es este tu botón? Pero Sepo responde enfadado, “¡No, ese no es mi botón! Ese botón es …, pero mi botón era … “. Esta misma secuencia se repite con distintos botones que tienen distintas características. Al final, como ocurre tantas veces en la vida real, Sepo encuentra su botón en casa: lo había perdido antes de salir. Para disculparse por haberse enfadado tanto con su amigo, que solo intentaba ayudarle, cose todos los botones que han encontrado en un chaqueta y se la regala a Sapo.

2. Mostrar el surtido de botones

Después de leer el cuento mostramos a los niños nuestra colección de botones. Dejamos que jueguen un poco con ellos, pues seguramente despertarán su curiosidad. A continuación volvemos a leer la historia dejando que los niños hagan el papel de los amigos que encuentran botones.

 

Clasificar botones es una actividad entretenida para niños de educación infantil.

 

3. Adivinar cuál es el botón

Una vez que los niños están familiarizados con la historia, el adulto hará el papel de Sepo y los niños seguirán haciendo de amigos que encuentran botones. El adulto elegirá un botón de la colección que tienen los niños. Lo elegirá solo con la mirada y no dirá a los niños qué botón es, ni lo cogerá ni lo apartará.

Empezará a jugar uno de los niños. Escogerá un botón de la colección y preguntará como en el cuento: “¿Es este tu botón?”

El adulto responderá: “No, ese no es mi botón. Ese botón es …, pero mi botón es ...”

De esta forma se irán facilitando las características del botón elegido. Los niños tienen que ir descartando los botones que no tienen esas características, hasta averiguar cuál es el botón elegido.

Vamos a mostraros un ejemplo de cómo jugar.

Pongamos que hemos elegido este botón:

 

Actividades para el jardín de infancia. Escoger un botón y adivinar cuál es.

 

Empieza a jugar un niño eligiendo un botón cualquiera y preguntando: “¿Es este tu botón?” El adulto responde en este caso: “No, ese no es mi botón, ese botón es blanco pero mi botón es marrón”.

En este momento, deben seleccionarse todos los botones marrones y descartarse todos los que sean de otros colores.

 

Jugar a clasificar en el jardín de infancia. Clasificar por colores. Matemáticas y literatura infantil.

 

El niño que tiene el siguiente turno escoge otro botón y pregunta: “¿Es este tu botón?” El adulto responde de nuevo: “No, ese no es mi botón, ese botón tiene dos agujeros pero mi botón tiene cuatro agujeros”.

Nuevamente se descartan los botones que no cumplen la condición que se acaba de desvelar.

 

Juegos para el jardín de infancia. Jugar a clasificar botones. Botones de color marrón.

 

Se sigue jugando así hasta que se descubre cuál es el botón elegido.

La siguiente respuesta a la pregunta sería: “No, ese no es mi botón, ese botón es de plástico pero mi botón es de metal”.

Con estas tres características ya se puede adivinar cuál es el botón elegido.

 

Actividades para el jardín de infancia: clasificar, ordenar, seleccionar, adivinar.

 

Otras formas de jugar

Para añadir un poco de dificultad al juego y alargar su duración, el adulto puede simplemente nombrar la característica que no tiene su botón sin nombrar la que tiene. Por ejemplo, puede decir “No, ese no es mi botón, ese botón es blanco pero mi botón no es blanco” y omitir que su botón es de color marrón. De esta forma, los que adivinan solo pueden descartar los botones blancos, pero no los de todos los otros colores excepto el marrón.

También se puede hacer el papel de Sepo por turnos, de esa forma los niños alternan la actividad de adivinar y la de elegir y dar las pistas. Se puede establecer, por ejemplo, que el que adivine cuál es el botón es el que elige el botón en la siguiente partida.

Otra forma de variar el juego es que cada participante tenga su propia colección de botones. Para ello es conveniente que los botones estén repetidos, para que el botón elegido esté en todas las colecciones. En este caso es muy importante que cada niño esté atento a los rasgos que el adulto va desvelando, tanto cuando pregunta como cuando escucha las preguntas de otro compañero.

Más juegos con botones

Clasificar es una actividad que suele gustar a los niños. Con la colección de botones que hemos reunido podemos dejar que jueguen simplemente a clasificar de acuerdo a una característica. Por ejemplo, agruparlos según el color. Después podemos comparar la cantidad de botones que hay de cada color. ¿Cuántos botones rojos hay? ¿Cuántos negros? ¿Cuántos blancos?

 

Clasificar botones por colores. Actividades para la etapa de educación infantil.

 

También se puede pasar un buen rato ordenando los botones de acuerdo a su tamaño:

 

Ordenar de mayor a menor. Actividades para educación infantil. Jugar con botones.

 

Por último, podemos jugar al intruso. En este caso el adulto debe seleccionar cuatro botones. En tres de ellos debe estar presente la misma característica y en el cuarto debe estar ausente. Se le presentan al niño y este debe adivinar cuál es el intruso, es decir, cuál es el botón que no comparte la característica que comparten todos los demás.

Por ejemplo, en este conjunto:

 

Juegos educativos para el jardín de infancia. Encontrar el intruso. Semejanzas y diferencias.

 

el intruso es el botón superior izquierdo, porque es el único de tamaño mediano, todos los demás son grandes.

En esta otra selección:

 

Jugar con botones. Educación infantil. Actividades. Clasificar, semejanzas y diferencias.

 

el intruso puede ser el botón inferior derecho porque es de diferente color, pero también puede ser el superior derecho porque es el único que tiene dos agujeros y también es el único que es de madera.

Os dejamos una última colección para que averigüéis vosotros cuáles pueden ser los intrusos.

Juegos con botones para hacer con niños de educación infantil. Observar, clasificar, diferenciar.

 

Hasta la semana que viene.


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados