VERDADES Y LEYENDAS: UN VIAJE POR LA LIJ


Hoy hablamos de literatura porque queremos presentaros un libro que consideramos imprescindible y delicioso. Imprescindible para los profesionales relacionados con la lectura y la literatura: promotores, bibliotecarios, editores, libreros, docentes, narradores y padres/madres. Delicioso para los amantes de la literatura que deseen pasar un buen rato inmersos en las interesantes reflexiones que el libro contiene y disfrutando con las amenas citas y anécdotas que lo aderezan.

El libro se titula Verdades y Leyendas y su autor es Luis Daniel González, experto en Literatura Infantil y Juvenil (LIJ) y en literatura en general.

 

Verdades y leyendas. Conferencias sobre LIJ. Luis Daniel González. Animación a la lectura.

 

Se trata, en palabras del autor, de "una recopilación de algunas charlas dadas a distintas audiencias en los últimos años". Aquí podéis ver la nota del propio autor en su página web:

https://www.bienvenidosalafiesta.com/index.php?mod=Notas&acc=VerFicha&datId=00000005HV

Es un libro organizado en siete capítulos que no tienen desperdicio. Todos ellos están salpicados de citas escogidas para ilustrar, reforzar o adornar las ideas que se exponen. Son citas brillantes y atinadas, elegidas y ubicadas con impecable acierto que hacen de la lectura un verdadero placer.

El primer capítulo es uno de los que hace que este libro sea imprescindible para todos los interesados en la promoción de la lectura y la literatura, pues despliega diez ideas que hay que llevar siempre en el bolsillo si estás implicado de alguna manera en esta actividad.

Algunas de estas diez ideas ponen el dedo en la llaga de cualquier madre-maestro-mediador interesado en hacer de sus pupilos buenos lectores. Quizás en vez de llagas podemos llamarlas preguntas sin respuesta o cuestiones abiertas que exigen reflexión.

 

Reflexiones sobre la lectura de niños y jóvenes. Animación y promoción de la lectura y la LIJ.

 

Las diez ideas se articulan en torno a los protagonistas del acto de leer y de invitar a leer: el libro, el lector y el mediador. Las propuestas de indagación de L. D. González apelan siempre a la honradez, la humildad, el respeto y la sensatez como puntos de partida para explorar la forma en que leen los niños y los jóvenes y para tomar acciones al respecto.

Las dos últimas ideas que el autor enuncia en este primer capítulo se refieren a la conveniencia de contar con un “mapa de libros” que nos permita situar y orientar nuestras propuestas. Los dos capítulos que siguen son, precisamente, dos paisajes de ese mapa. En el segundo capítulo L. D. González, conocedor minucioso del territorio que nos muestra, nos lleva de viaje por libros pioneros, libros “que fueron los iniciadores o las obras cumbre de géneros o subgéneros determinados”. He tenido así la oportunidad de asomarme a álbumes tan encantadores como los de Randolf Caldecott o Kate Greenaway.

 

Los orígenes de los álbumes ilustrados. Caldecott. Greenaway. Libros para niños siglo XIX.

 

En el tercer capítulo visitamos a autores que han escrito para sus hijos o para niños con los que tuvieron una fuerte vinculación, y conocemos también a autores que, aún sin relación con niños, han mantenido un recuerdo tan vivo de sus sentimientos infantiles que, al escribir para niños, saben muy bien cómo dirigirse a ellos. La radiante cita final del capítulo me parece una expresión perfecta de amor y sensibilidad del adulto hacia la infancia.

 

Un puente a Terabithia. Literatura infantil y juvenil. Animación a la lectura. Luis Daniel González.

 

El cuarto capítulo, titulado LO QUE SOLO LA LITERATURA PUEDE HACER, me ha gustado especialmente. En él se despliegan consideraciones interesantísimas sobre aquello que la literatura (y solo la literatura) puede ofrecer en virtud de lo que es específico de ella.

A través de siete epígrafes el capítulo va dando cuenta de estos atributos y posibilidades que son particulares de la forma literaria. Son reflexiones muy relevantes si tenemos en cuenta la necesidad actual de definir la narración literaria frente a la narración audiovisual y de sacar a la luz aquello que la literatura tiene de valioso e insustituible. En este sentido habla por sí mismo un breve fragmento en el que se da cuenta de algunas limitaciones del cine:

no solo porque la inmediatez de las imágenes tiene una enorme capacidad de imponerse a cualquier reflexión, sino porque también, y quizás más importante, las historias en cine se desarrollan con un ritmo y una velocidad que no podemos alterar. Esto implica que, por más que a posteriori podamos reflexionar sobre lo que vimos, sus efectos sobre nosotros no son los mismos que los de una narración cuyo tiempo de lectura está en nuestras manos”.

Otro de los atributos de la palabra escrita frente a las narraciones en otros medios, quizás el más específico y destacado, se recoge en estas líneas:

en lo que las buenas narraciones literarias son imbatibles es en la presentación de los movimientos de conciencia y, en general, de los vaivenes de los sentimientos”.

Todo el capítulo está lleno de ideas tan jugosas como estas, abarcando aspectos menos evidentes e inmediatos que nos abren caminos para reflexionar y profundizar sobre el acto de leer.

 

Animación a la lectura. Reflexiones sobre la LIJ. Luis Daniel González. Verdades y Leyendas.

 

Como he dicho ya al principio, las citas y ejemplos seleccionados para ilustrar estas ideas son, en este capítulo y en todos los otros, formidables. Sirvan como ejemplo dos de ellas contenidas en el epígrafe Dejar constancia de algo que sucede siempre. Comienza este apartado explicando que un buen relatodebe ser una historia que acontezca cada vez que se lea”. He aquí una clave de la permanencia de los clásicos. Y termina con Chejov: “un novelista, un artista, debe omitir todo lo que tiene un significado transitorio”.

Los capítulos quinto (DISTOPÍAS JUVENILES) y sexto (NOVELAS ESCABROSAS) hablan de algunas novelas juveniles actuales y de libros para jóvenes que muestran de forma explícita situaciones violentas, crueles o depravadas.

 

Literatura para jóvenes. Distopías juveniles. Critica literaria. Animación a la lectura.

 

El autor nos da claves para que podamos juzgar estas obras, comprender el éxito que tienen entre los jóvenes y sopesar las fundamentaciones en que basamos nuestra crítica hacia ellas. Me gusta mucho la exposición honesta de L. D. González, sin tapujos y sin concesiones, pero al mismo tiempo sin escándalo ni aleccionamiento. Me parece que nos ofrece argumentos que hay que conocer para luego decidir qué opción tomar.

En el último capítulo L. D. González nos trae a Chesterton, uno de sus autores favoritos, y nos revela que sus libros y artículos sobre teoría literaria y sobre cuestiones educativas le resultaron textos luminosos que alumbraron el trabajo que él hacía. Ahora, el autor de Verdades y Leyendas devuelve lo recibido y nos ofrece él también un texto luminoso para todos los que nos interesamos por la LIJ.

 

Chesterton y los niños. Cuentos de hadas, literatura infantil, crítica literaria.

http://www.ramonmayrata.com/2013/04/

 

Después de haber leído este libro, estoy decidida a irme de viaje este verano siguiendo los mapas que nos ofrece Verdades y Leyendas. Si queréis un buen consejo, animaos vosotros también a hacer algún tramo de este viaje. El billete es bien barato, cuesta lo mismo que dos cafés, y la belleza y la diversión están garantizadas pues tratándose de este territorio, Luis Daniel González es un guía excelente.

En la nota de su página web tenéis un enlace al libro en versión kindle en Amazon. https://www.bienvenidosalafiesta.com/index.php?mod=Notas&acc=VerFicha&datId=00000005HV

De momento no hay versión impresa, pero confiamos en que el éxito que el libro se merece obligue pronto a su edición en papel.

Esperamos que os guste tanto como a nosotras.

 


1 comentario


  • Mariana Pérez-Duarte B

    ¡Qué ganas de leerlo! Es como encontrarse una brújula para viajar por la interminable tierra de Fantasia ❤️


Dejar un comentario


Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados